Opinión

No distingamos, no discriminemos

DERECHOS HUMANOS

| Marco Antonio Zeferino Gómez |

Hoy día hablar de discriminación es entrar en un sinnúmero de ejemplos por los cuales se puede discriminar o dar un trato distinto a una persona. Actualmente la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, señala en su artículo 1°, queda prohibida toda discriminación que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas; sin embargo, muchas personas dirían que en México esto no se aplica.

Partiendo de definir qué es discriminar, la Real Academia Española dice que es “dar trato desigual a una persona o colectividad”, a partir de esto el precepto constitucional citado ejemplifica algunos tipos de discriminación a partir del origen étnico o nacional, el género, la edad, las discapacidades, la condición social, las condiciones de salud, la religión, las opiniones, las preferencias sexuales, el estado civil, completando lo señalado del precepto jurídico citado en el párrafo anterior.

Sin embargo, ¿quién no ha sido testigo de algún acto discriminatorio? Serán muy escasos, si no es que casi inexistentes las respuestas negativas; y, por otro lado, estoy muy seguro de que la mayoría de los lectores darán una afirmación y de pedirlo tendríamos un sinfín de ejemplos de relatos discriminatorios.

¿Qué tan grave es la discriminación? Tan sólo en 2017, de acuerdo con datos que proporciona el INEGI de su Encuesta Nacional sobre Discriminación (ENDASIS) 2017, se observa que 1 de cada 5 personas mayores de 18 años han sido discriminadas principalmente por su tono de piel, manera de hablar, peso, estatura, forma de vestir o arreglo personal, creencias religiosas sexo, edad y orientación sexual.

De la discriminación se aprecia que existe un escaso o nulo respeto de los derechos de distintos grupos de la población, quienes encabezan esta situación son los miembros de la comunidad LGBTTTI, particularmente las personas trans, quienes a la hora de ejercer su derecho de identidad éste les es negado; de este mismo grupo le siguen las personas gay y lesbianas, a quienes por su orientación sexual la ley aún no reconoce los mismos derechos que sí tienen las personas heterosexuales.

La población indígena es otro ejemplo de la grave situación de discriminación en el país, esto se refleja en servicios médicos, transporte, familia y en la calle, en donde se les niegan algunos derechos solicitados, entre ellos los que más destacan son la atención de servicios gubernamentales, recibir apoyos de programas sociales, la atención médica o medicamentos.

La situación más reciente que enfrenta México en discriminación es la que existe frente a los migrantes. El Estado ha tomado en los últimos meses un rol para controlar el problema migratorio que enfrenta el país, y claro está que se ha señalado la discriminación hacia este grupo,no se puede dejar de lado a la sociedad mexicana que exige a las autoridades la deportación derivado por la poca confianza y el prejuicio que se les tiene.

El dato que debe preocuparnos es que Puebla encabeza las listas de las entidades federativas con mayor prevalencia de discriminación: la encuesta dice que 28 por ciento de los entrevistados sintió que ha sido discriminado, de ahí siguen Guerrero, Oaxaca, Colima, Morelos y el Estado de México. El problema de la discriminación es muy grave, en el entendido de que México es un país multicultural; es sorprendente que pueda existir un pensamiento que nos haga creer que podemos tratar a las personas con inferioridad, ya sea por los ejemplos citados en este texto o cualquier otro que atente contra los derechos de las personas.

Todos somos seres humanos y por eso mismo todos tenemos los mismos derechos que la ley reconoce y otorga: no hay que distinguir ni discriminar a las personas, ni sus derechos.

Author Profile

Marco Zeferino Gómez
Abogado y estudiante de la Maestría en Derecho en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. Considera importante opinar de manera crítica acerca de los derechos humanos.
24 julio, 2019

2 COMMENTS ON THIS POST To “No distingamos, no discriminemos”

  1. Una amplia información de un tema de gran interés, la Única sugerencia que puedo dar es que la columna fuera diaria o por mucho cada tercer día.
    Gracias.

  2. Tienes mucha razón y además lo sustentas con bases jurídicas e información oficial, ahora bien, desde mi punto de vista, tiene sus raíces éste problema en la educación recibida en el hogar, de ahí la importancia de concientizar la manera de cómo transmitimos los valores a nuestros hijos, son tan simples cómo el saludar, respetar y convivir con los demás

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anúnciate
Anúnciate
Anúnciate
Anúnciate
Anúnciate
Anúnciate
CONTACTO

Director editorial: Israel Velázquez G.
Privada 21 A Sur 2316-7 Rivera de Santiago, CP 72410. Puebla, Pue., México
Teléfono: (222) 5827090
Correo electrónico: redaccion@datamos.com