Opinión

La barrera del éxito

MUJER CONECTADA

Claudia Castro

Hay muchas mujeres que decidimos transformar nuestra vida profesional cuando nos convertimos en madres. De hecho, la maternidad es la principal razón por la que las mujeres abandonan su vida profesional, la ponen en pausa o deciden darle un giro a su entorno laboral.

Para la mayoría, la principal salida es el emprendimiento. No obstante, se dice fácil emprender por “salir del paso”, pero lograr que nuestro negocio sea exitoso, eso ya es otra cosa.

Y les diré algo, el éxito tiene que ver absolutamente con hacer algo que nos apasione.

En México, 70% de las micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes) son lideradas por mujeres, pero no existen datos de cuántas fueron creadas por “salir del paso”.

Es decir, muchas veces se trata de poner un negocio para contribuir a las finanzas del hogar, para poder pagar las cuentas que sentimos encima, como la renta, la escuela de los niños, darnos quizá uno que otro gusto sin tener que pedirle al marido, pero de fondo, no estamos creando algo que nos haga sentir pasión.

También te puede interesar: Economía de las emociones

Les voy a hacer una pregunta para identificar si lo que hacen, el negocio que tienen o a lo que se dedican les apasiona: ¿estarían dispuestos a hacerlo sin que les paguen un solo peso?

Porque pasión es ese algo que te inspira a levantarte todos los días de tu cama, motivado, deseoso de dar, más que de recibir.

Y ahí está la clave de otra de las cosas en las que nos perdemos al momento de poner un negocio: Nos centramos más en lo que vamos a recibir que en lo que estamos dispuestos a dar.

Hacemos cuentas mágicas de cómo vamos a salir de “pobres” con este negocio, y no es que no vaya a suceder, es que implica un proceso, en donde en el camino tenemos que aprender de muchas cosas, armarnos también de mucha paciencia y confiar en que todo lo bueno que estamos deseando que ocurra va a ocurrir.

Pero el primer punto de partida es, ¿cómo le vamos a cambiar la vida al otro con nuestro producto o servicio?, ¿cómo vamos a generar valor para nuestro cliente, nuestro paciente, nuestro seguidor?

También te puede interesar: Alcanza la exclusión laboral a 1 millón 311 mil 249 poblanos; el 80%, mujeres

Si estamos pensando que con 10 clientes voy a pagar la renta, la hipoteca, el crédito de mi auto o los compromisos financieros que tenga, ¿qué crees que vas a tener? Pues a lo mucho esos 10 clientes, pero estarás cerrándote a la posibilidad de expandirte.

Ahora, si piensas que tú estás poniendo al servicio del otro, lo que eres, lo que sabes, tu experiencia, tus valores, ¿qué crees que vas a recibir? Para empezar, un cliente feliz, satisfecho, dispuesto a regresar contigo, a recomendarte, y por lo tanto, muchos más clientes. Le estás dando un “Sí” al éxito. Y ¡ojo! Para este punto te habrás dado cuenta que el éxito no tiene que ver con lo que llene tus bolsillos y te haga salir de deudas, sino con lo que te llene a ti, te inspire, te motive todos los días, y que por supuesto, te haga vivir en abundancia en todos los aspectos de tu vida, lo que es muy distinto a elegir poner un negocio que te dé para vivir, ¿no crees?

19 agosto, 2019

Acerca del Autor

Claudia Castro *Periodista, especializada en temas financieros y maternidad. Mamá convencida de que el cambio social empieza con nosotras y nuestros hijos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *