Tinta Nueva

La ciudad moderna ¿Bendición o castigo? (II)

DE CALME A ALTÉPETL

| Jesús Tamayo |

Comentamos en la anterior entrega que la Revolución Industrial provocó la urbanización desmedida del globo, el surgimiento de las ciudades millonarias en habitantes y la multiplicación de estas metrópolis en el globo; que invenciones posteriores (el alumbrado público, las comunicaciones) perfilaron lo que un siglo después, con la llegada de los automóviles, sería la nueva vida urbana de la población del globo.

Y si en materia demográfica el pasado siglo XIX no solo vio nacer y multiplicar a las metrópolis, en materia sociopolítica vio el ocaso de la aristocracia terrateniente y el desarrollo y ascenso de la burguesía industrial.

Con anterioridad a 1830 existía una clase dominante: la aristocracia terrateniente, y varias clases dominadas, como la nueva clase trabajadora, y el campesinado rural, además claro está de la burguesía, que aspiraba a desplazar a aquella del poder. Pero a partir de 1830 la aristocracia terrateniente pasa a ser la clase descendente, ya que basaba su riqueza en la propiedad de la tierra. La nueva economía industrial hará desaparecer las bases de su riqueza y la aristocracia terrateniente se verá desplazada por la burguesía, el sector social ascendente y protagonista del período.

La gran burguesía o burguesía de los negocios, sector que se ha desarrollado en todos los países industrializados y dirige las más importantes actividades económicas, desde 1830 se transforma en la clase dominante al lograr el predominio no solo económico sino también político. Posee como claves para su triunfo el poder económico (la industria y las finanzas), el poder político (gobierno y administración) y el prestigio social (establece normas y pautas de comportamiento al resto de la sociedad).

La pequeña burguesía integrada por los pequeños comerciantes, funcionarios y empleados, profesionales e intelectuales, también dan gran importancia al dinero y a la instrucción como medios para el progreso social.

El campesinado sigue siendo la gran masa dominada y explotada de la población; el mundo rural forma un numeroso grupo social, analfabeto e ignorante, con escasa participación en la política de los países europeos.

Los obreros que nacen con la industrialización proceden de los grupos más bajos de las ciudades y de los emigrantes del campo que se agrupan en torno a los centros industriales. Este proletariado no tiene ningún derecho ni instrucción, no está organizado (inicialmente) ni tiene conciencia de clase, la cual se irá formando a lo largo del siglo, y comenzará a participar en los movimientos sindicales y revolucionarios. Viven sometidos y explotados por la burguesía, con salarios bajos, hacinados en los suburbios, sin buena alimentación ni condiciones higiénicas, con jornadas de trabajo diario de hasta trece y quince horas, incluso las mujeres y los niños. Son víctimas del alcoholismo, de las enfermedades y de la represión social.

La vida en las primeras ciudades industriales, el cólera

Pero la nueva economía industrial trajo consigo la explotación de los pobres y con la pobreza vinieron los tugurios y la vida en las nuevas ciudades industriales devino en infernal, al menos para las clases trabajadoras que eran los más, pobreza, desorden, suciedad fueron las invariantes. Así, no es extraño que las epidemias hicieran su aparición en las ciudades europeas.

El cólera se convirtió en una de las enfermedades más extendidas y mortíferas del siglo XIX, matando a un estimado de decenas de millones de personas. Sólo en Rusia, entre 1847 y 1851, más de un millón de personas murieron de la enfermedad. En lugares como Francia se tiraban los cuerpos de los fallecidos al río Ródano, sin saber que contaminaban aún más el agua y propagaban la enfermedad. En tanto muchas personas sabían que la enfermedad se debía al agua contaminada, en algunas ciudades, cómo Londres, se propusieron reparar el sistema de alcantarillado y no expulsar el agua al río Támesis. Sería John Snow el que decidiera hacer de Londres una ciudad limpia, construyendo una de las mayores redes de alcantarillado del mundo.

Más del autor:

8 septiembre, 2019

Acerca del Autor

Jesús Tamayo Maestro en Desarrollo Urbano / jesustamayo@prodigy.net.mx


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *