Opinión

¿Egos o cimientos?

PILOTES

| Leticia Camacho Téllez |

La aplicación de la administración pública se reinventa cada periodo.

¿Para qué se reinventa la administración?

Se reinventa para dejar huella, aunque sea en una placa. Se desea pasar a la posteridad o al menos dejar un testimonio de su hacer y de su paso, que sirva de trampolín para un siguiente cargo.

Y pasa que llega un gobierno con nuevos colores y pone nueva gente. Así de fácil. Y entonces se vive un interregno. Hay que reaprender nuevamente, lo cual es la cosa más absurda, al desechar el conocimiento previo en un afán de pagar favores, de poner a su gente y de poner su propio estilo.

Al menos, se dice en la administración pública “normal”, los cambios se hacen posteriores a los 100 primeros días de gobierno. Es decir, llegas y aprendes, sólo estudias y analizas el funcionamiento de lo que te toca administrar, sin hacer cambios. Sin embargo, en un afán de que se note el nuevo gobierno se empieza el desfiladero de cambios y modificaciones de algo sobre lo que no se tiene el conocimiento. Son golpes de ciego.

Para trazar una nueva estrategia se requiere un diagnóstico muy preciso. Entonces, en al menos los primeros 100 días de gestión de gobierno no se debería cambiar ni aprobar nada. Eso se sabe al interior de las administraciones, pero muy poco se aplica. Consecuencia: paralización de dependencias y de la administración pública.

¿Por dónde empezar?

Se pueden tener 3 o 6 años al frente de un gobierno. La pregunta no es nada ociosa. Además por dónde empezar requiere tener claridad de lo que se quiere lograr. Cuando se tiene claro, el por dónde casi vendrá por añadidura. Aquí los egos y carreras son la principal apuesta. Y entonces sucede que se priorizan obras que se vean, que luzcan, que sean innegables, llegas a un lugar y es innegable. Objetivo: lucir.

Cuando el objetivo de un gobierno es lucir no se centrará en cosas que son de estructura y de crecimiento, por ejemplo, el drenaje y el sistema de agua potable. Aunque, derivado de problemas de colapso y tiempo de vida deriven problemas de salud, eficiencia e imagen pública.

En una ocasión, en un recorrido al interior del estado de Puebla tuve la oportunidad de platicar con una presidente municipal, que “tenía” que seguir cierta política con la que no estaba totalmente de acuerdo.

Por ser su municipio catalogado con  “Alto grado en Rezago Social”, situación que mantenía desde 2005, hasta la última medición de 2015, tenía que resolver cuestiones como drenaje y agua potable.

Anotación al margen, la cobertura de estos servicios son indicadores sobre el grado de desarrollo de un municipio. Así que ella veía que sus principales obras no se verían, de forma literal y metafórica, porque son obras que quedan cubiertas. Y pues sí, efectivamente, no se miran. 

La presidenta municipal (de la que hago mención) y que culminó su mandato en noviembre del año pasado, no tenía mucha opción en el manejo de los temas de recursos, venían etiquetados, así que hizo las obras de drenaje y agua potable. En su momento le hicimos ver que lo que estaba haciendo era poner cimientos y habría que “cacarear el huevo”, lo cual le hizo sentido.

Volvemos a la pregunta: ¿Egos o cimientos?

Para construir un rascacielos, de esos que se miran sobre la Angelópolis, se requiere tener buenos cimientos, unos fuertes pilotes según dependa del tipo del suelo. Cosas que no se ven, pero sin los cuales no se podría construir la torre. En la administración pública, por su grado de desarrollo, a veces se requiere hacer obras que no se verán: como drenaje y agua potable, pero en caso de desestimarlo generan grandes afectaciones. Fue un problema heredado, pues sí, pero ya es tuyo, y quejarse y cerrar los ojos no eliminará el problema.

Tehuacán presenta fugas en su sistema de distribución de agua potable, se pierde el 60% de lo que se extrae por tuberías rotas, viejas y obsoletas. Su sistema de agua potable se encuentra colapsado en algunos fraccionamientos. ¿Es un problema menor?, no es así. Tan sólo hay que traer a la memoria que Tehuacán aún sigue encabezando la segunda Zona Metropolitana más importante del estado de Puebla.

Y en Puebla capital no se cantan mal las rancheras. Aquí dejo una pregunta: ¿Cuál es el principal problema para redensificar en el centro histórico?

Author Profile

Leticia Camacho Téllez
12 octubre, 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anúnciate
Anúnciate
Anúnciate
Anúnciate
Anúnciate
Anúnciate
CONTACTO

Director editorial: Israel Velázquez G.
Privada 21 A Sur 2316-7 Rivera de Santiago, CP 72410. Puebla, Pue., México
Teléfono: (222) 5827090
Correo electrónico: redaccion@datamos.com