Opinión

El escándalo democrático de Baja California

RONDA POLÍTICA

| Maribel Flores |

“Una nación sin elecciones libres es una
nación sin voz, sin ojos y sin brazos.”
Octavio Paz

Estimado lector, en esta ocasión hablaré sobre el escandaloso caso de Baja California, en el que este domingo 13 de octubre se llevó a cabo, por iniciativa del Congreso local, una consulta ciudadana para validar la ampliación del mandato constitucional del gobernador electo de Morena, Jaime Bonilla Valdez, de dos a cinco años de gobierno. Esto, a pesar de que la ciudadanía ya había electo a un candidato en la pasa contienda de este año, a pesar de que la Comisión del Congreso de la Unión dejara sin efecto la resolución del Congreso local de aprobar la ampliación, a pesar de que esta consulta es ilegal, inválida, y no es de carácter vinculatorio, ni se enmarca en un acto de democracia directa, apegado a la legalidad ni dota de legitimidad a nadie.

Dicho lo anterior, me parece sumamente irresponsable que se pretenda alterar la maquinaría institucional que existe para procesar la renovación periódica del ejercicio del poder; que, como lo afirmó el día de ayer el Presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova, se pretendan cambiar las reglas del juego electoral, cuando éste ya terminó. Me parece alarmante, por decir lo menos, que estas decisiones las votemos los ciudadanos de esta manera, que validemos esta actitud de los actores políticos y despreciemos lo que se ha construido en casi treinta años de democracia en nuestro país. Es además preocupante que haya una gran tendencia hacia la desinformación o la manipulación, ya que este ejercicio celebrado ayer, en realidad no lo define la ciudadanía que participó en Baja California, sino la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), que será el órgano que determine qué sigue para el futuro democrático de este estado.

Es grave para México en diversos aspectos lo ocurrido ayer, particularmente para el funcionamiento de la democracia, el respeto al Estado de Derecho, la representación política y la calidad ciudadana. De ahí comparto algunos apuntes que considero debemos reflexionar, aunque todavía faltan los resultados oficiales:  

  • En primer lugar, someter a consulta popular una decisión sobre las reglas de la competencia electoral significa poner en riesgo la credibilidad y confianza en las elecciones. Más aún, si se toma en cuenta que de una lista nominal de electores que supera los dos millones de votantes, votaría el 10 por ciento en 250 urnas con 1 mil boletas cada una; de los cuales se deduce que, apenas 17 mil 500 ciudadanos, habrían decidido este resultado;
  • La consulta se mantiene al margen de la Constitución porque no coincide con un proceso electoral y se realiza sin la participación del árbitro electoral; es decir, se jugó, pero con la ausencia de la institución electoral, pieza angular de un sistema democrático. Violando al mismo tiempo, libertades y derechos de los ciudadanos que ya habían constituido un gobierno en la elección anterior;
  • El INE no convocó a este ejercicio, por lo que no hubo funcionarios de casilla capacitados para la organización de esta consulta; como dato, mientras que en la elección se instalaron 4,804 casillas, ayer se instalaron 250, lo que pone en duda el carácter democrático del resultado de la consulta;
  • El orden de la elección también presentó varios comentarios en los medios de comunicación, derivado del retraso en la instalación de las casillas o que no hubiera tinta indeleble para quienes habían votado;
  • Se desconoce la metodología sobre la cual se analizarán los datos obtenidos, si bien, hasta el momento se ha dado a conocer que el resultado es que 7 de cada 10 ciudadanos prefieren que el gobernador se mantenga en el cargo por 5 años;
  • Siendo uno de los principios elementales de la democracia el de la equidad en la competencia electoral, no puede desestimarse la pregunta que se planteó en la boleta, ya que es tendenciosa porque induce a la respuesta, alterando los modelos básicos de imparcialidad de la contienda. En este mismo sentido, a pesar del discurso del presidente, Andrés Manuel López Obrador, en el que asegura que la controversia la resolverá la SCJN, que ahora hay Estado de Derecho, que ya no hay dedazos o concertacesiones, la realidad es que haber estado en Baja California, el fin de semana en que se celebraba la consulta, apunta hacia el sentido contrario.
  • Finalmente, mientras #quieneslamascara #UnaFamiliaDeDiez o #MasterChefMxLaRevancha eran tendencia en Twitter este domingo, el caso de #BajaCalifornia, un hito en casi 30 años de democracia en México, pasó sin pena ni gloria para la opinión pública en un día como hoy. Lo que pone de relieve una ciudadanía poco informada, desinteresada y poco exigente frente a los atropellos que le pasan en frente. Sin embargo, este factor es el caldo de cultivo para el ejercicio del poder sin frenos o límites que debe imponer el soberano en nuestro sistema político, es decir, el ciudadano.

Author Profile

Maribel Flores
Profesor de Tiempo Completo en el Tecnológico de Monterrey
@floresm_mx / info@reconstruyendociudadania.org
13 octubre, 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anúnciate
Anúnciate
Anúnciate
Anúnciate
Anúnciate
Anúnciate
CONTACTO

Director editorial: Israel Velázquez G.
Privada 21 A Sur 2316-7 Rivera de Santiago, CP 72410. Puebla, Pue., México
Teléfono: (222) 5827090
Correo electrónico: redaccion@datamos.com