Opinión

Amelia Domínguez: el sentido trágico de su novela

LA LÁMPARA DE DIÓGENES (CULTURA Y ARTE)

| José Miguel Gutiérrez y Herrera |

El viernes antepasado, en el magno escenario de Profética, centro cultural que debe enorgullecer a todos los poblanos por su admirable labor, fue presentada la reciente novela de Amelia Domínguez, cuyo enigmático nombre es La sangre también recuerda, publicada por la editorial Educación y Cultura, de valioso esfuerzo editorial. Así culminó, para la autora, un vía crucis editorial de años. Supongo que Amelia tiene argumentos para narrarnos luego, la odisea de una novela que se desaparece, o casi, en su camino a la imprenta (Ojalá alguna vez lo haga porque talento artístico le sobra).

Unas por otras: la novela de Amelia tiene ahora el tiempo a su favor, lo que en términos literarios significa que encontrará lectores en abundancia, deseo sublimado de todo escritor.

Ella ha demostrado desde sus anteriores obras que su narrativa es capaz de alcanzar, a veces, una densidad de sentido entre personajes entramados en la complejidad de la existencia humana. Esa capacidad constructiva se revela lo mismo, en revistas literarias o históricas y talleres de redacción que impulsa. Su obsesión: preparar a los futuros lectores y escritores profundos de un mañana a la puerta. Su vocación literaria vive tiempos de cosecha.

Breve reseña: Novela corta (174 páginas) se lee con interés en menos de un día, aunque requiere de horas para reflexionarla (o tratar de olvidarla, nada fácil). La novela carece de la gracia del entretenimiento porque su intención es otra: atrapar al lector y adentrarlo en la vida cotidiana rebozada por la política; un lugar y tiempo de una historia de amor confuso y de un pueblo en dos momentos históricos de rebeldía. El protagonista, un líder de la OCEI, encarna en la sangre y espíritu del pueblo zapoteca de Xochitlán, en su lucha legendaria por la tierra, su sed de agua y libertad. Raíces de identidad redescubiertas en México de 1983.

Es el relato de la conquista democrática de un pueblo que mediante el voto popular logra hacerse del poder municipal y obtenido, se da a la tarea de reconstrucción en medio de un entorno regional que lo destruye a mansalva. Momentos heroicos del primer municipio libre “de izquierda”, cuyo marco es la reforma del 115 Constitucional que devuelve al municipio su derecho a ser libre, éste usurpado por la Revolución institucionalizada por más de medio siglo.

Novela de amor y muerte encara el sentido trágico de la vida, no a la manera individual de Unamuno, sino en el sentido de la existencia individual dentro de la colectiva, donde la modernidad involuciona, mientras la tradición revoluciona las marcas de su identidad. Al texto no le falta poesía.

Amor y desencuentros de una mujer de formación intelectual (Aurora), cuyo cosmopolitismo, sirve de nada porque del amado transgresor (Feliciano) espera todo; y al no poder apropiarse de lo que él representa, se impone una auto censura, transgresión a medias, o en retroceso.

Motivos para leer la novela

La escritora revela ser un valor para la cultura de Puebla, su tierra adoptiva, dada la corta cosecha de escritores, a pesar de que la siembra es grande, merecería un reconocimiento más digno.

La estructura de la novela entrevera dos historias en un mismo territorio y funde en un breve instante a ambos en uno, lo mejor del texto.

La muerte del protagonista y el declive del movimiento social es punto de reposo del eterno retorno. El espíritu del pueblo prende en la anciana que descansa y espera.

Qué le falta a la obra: efectuar la transgresión completa. ¿O será ésta su intención final? Mejor leerla…

Más sobre el autor:

18 octubre, 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anúnciate
Anúnciate
Anúnciate
Anúnciate
Anúnciate
Anúnciate
CONTACTO

Director editorial: Israel Velázquez G.
Privada 21 A Sur 2316-7 Rivera de Santiago, CP 72410. Puebla, Pue., México
Teléfono: (222) 5827090
Correo electrónico: redaccion@datamos.com