Opinión

El sueño

LA VENTANA SICALÍPTICA

|  La Triple S |

Para: La Sra. Fonseca.

De la nada me confesó que a veces sueña con mujeres desnudas y se han vuelto imágenes recurrentes en sus noches. Escuché con atención a esa mujer, cuyas elegantes siluetas sacan a flote la galantería de los hombres, quienes presurosos se hincarían cuando ella se los pidiera.

-¿Me gustarán las mujeres? –me preguntó.

-No sé. Quizá. –le respondí evadiéndola.

-¡Las admiro! –reviró.

-La pregunta es si las deseas como en tu sueño –le dije ansiosa de saber su respuesta.

Alguien en el trabajo nos interrumpió, esa noche hubiera querido programar mi sueño y verla en Lesbos.

La saturación de trabajo a veces no nos permite vernos todos los días, pero a Samantha la conozco hace apenas un mes cuando ingresó como asesora de mercadotecnia a la firma. Fue inevitable adorarla desde que la vi, estaba que se caía de buena en su entallado y elegante vestido negro. Sin embargo, las pocas charlas que habíamos tenido permitieron generar confianza. En la firma son pocos los hombres que se acercan a las mujeres guapas y exitosas, en cierta forma tienen miedo de afrontarlas. Algo así le ha pasado a Samantha.

Hace poco en un descanso fue a mi oficina a charlar, entre varias cosas me dijo que había un sueño que le inquietaba y que necesitaba contármelo porque algo le generaba confianza en mí. En realidad creo que sospecha que me gustan las mujeres y en cierta forma tiene razón, ¡si supiera que fue con una mujer con quien me inicié en los juegos del amor!

Me terminó de contar su sueño: estaba en un cuarto blanco y había mujeres jóvenes desnudas, quienes se acercaban a ella y comenzaban a besarla. Despertó porque tuvo miedo del placer.

Sin chistar la invité a un curso de yoga tántrico con amigas lesbianas y bisexuales. Le expliqué que no tendría precisamente sexo, pero que ahí podría descubrir otros encantos de Eros. Aceptó nerviosa.

Ese día también cité a Amelia, una colega chiapaneaca que venía de vista a Puebla y es tan guapa y elegante como Samantha, con un cabello azabache que embriaga y unos ojos profundos capaces de cautivar a cualquiera. Ambas son bellas a su modo y tienen en común embelesar a los hombres y despertar la envidia de algunas mujeres.

El salón de espejos estaba lleno de parejas femeninas, todas vestían una blusa y un pantalón blanco. Le pedí a la guía que me dejara ver y aceptó. Amelia y Samantha fueron pareja en los ejercicios tántricos. Empezaron por un calentamiento común a cualquier clase de yoga. El cuerpo de Samantha dejaba de estar tenso, sobre todo por la mirada de Amelia, en cuyos ojos existe el poder de sentirse relajada y deseada. Entre todas las parejas que danzaban alrededor de ellas, la tensión de la energía se concentraba en ellas.

La guía solicitó que sacaran su manta blanca y sus frutas: uvas, fresas y frambuesas, y su agua de romero. A quienes recibirían los alimentos les pidió taparse los ojos. Amelia inició por darle una uva a Samantha, después, con una fresa, dibujó el contorno de sus labios y con una frambuesa apenas rosó sus mejillas.

Amelia mojó sus dedos en el agua de romero y se los dio a probar a Samantha, quien tímida entreabrió los labios para chuparlos lentamente. Debajo de sus blusas se alcanzan a ver sus pezones prendidos como frutas maduras, deliciosas ante la vista de las más experimentadas. No era yo la única mirada lasciva ante esos cuerpos que se delataban deseosos. En ese momento todas habríamos querido ser Amelia, incluida la guía.

El siguiente ejercicio fue la búsqueda del kundalini, el cual cosiste en sentarse en posición de flor de loto una frente a la otra, prender un incienso y pedirle permiso al universo para entrar en otra dimensión, donde la epidermis se eriza.

Amelia acercó su nariz al cuello de Samantha y viceversa. No estaba todavía entre los ejercicios, pero ambas de manera natural se acercaron y entrelazaron para abrazarse con las piernas y seguir con el descubrimiento de los olores de sus pómulos, sus cuellos, sus cabellos.

Empezaron lento como se los indicó su guía, pero después sus pelvis iniciaron a rosarse y no tenían ningún control sobre sus manos ni sus bocas que se buscaban presurosas y con frenesí. Representaban una danza de dragones intentando contener el fuego.

Con los vapores del incienso, Samantha sintió calor y comenzó a quitarse la ropa;  Amelia la imitó. El universo y el deseo les estaban dando permiso de alcanzar el kundalini. Samantha se movía con la cadencia de una serpiente hacia el cuerpo de Amelia. Sus labios, al mismo tiempo que sus bocas, se unieron. Samantha gritaba de felicidad hacia el universo y la energía fluía como la vía láctea de entre sus piernas.

Cuando Samantha y Amelia despertaron del éxtasis, habíamos a su alrededor mujeres vestidas de blanco cantando una canción en un idioma que no sabemos. Cuando se descubrieron exhaustas y desnudas, las mujeres elevemos pétalos de rosas al cielo.  

Me enteré por Amelia que Samantha pasará las vacaciones en Chiapas y que estaba invitada a verlas. El universo nos daba permiso.

Más sobre el autor:

Author Profile

Tres veces S
Hay ventanas que nos llevan a imaginar otras vidas. Texteo por diversión bajo el nombre de “La Triple S”, me puedes contactar en: sicaliptica@gmail.com
Latest entries
18 octubre, 2019

ONE COMMENT ON THIS POST To “El sueño”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anúnciate
Anúnciate
Instagram
  • 51 años ago by datamosmx ¡Cumplimos un año! ⁣ ⁣ Queremos darles las por estar, por leernos, por darle a la información que trabajamos pensando
  • 51 años ago by datamosmx “ é " en la fachada de la Unidad de Congresos del Centro Médico Nacional Siglo XXI del  @imss_mx . ‍⚕️‍⚕️⁣
  • 51 años ago by datamosmx Por los mismos derechos para todxs las personas.⁣ ⁣ Igualdad, inclusión y respeto ⁣ ❤️⁣ ⁣ Visita nuestros contenidos en
  • 51 años ago by datamosmx ¿Dónde te informas cuando necesitas saber de la pandemia ⁣⁣  #COVID19 ? ⁣⁣ ⁣⁣  @amecipoficial  realiza una ó é para conocer
  • 51 años ago by datamosmx ‪Hoy en nuestra story: 3️⃣ datos del panorama de Puebla.‬⁣ ⁣ ‪1️⃣ Municipios que han librado el coronavirus y se
  • 51 años ago by datamosmx Hoy compartimos con estudiantes del  @teccampuspue , el trabajo periodístico que realizamos en Datamos.⁣ ⁣ Hablamos sobre modelos de negocio, periodismo
  • 51 años ago by datamosmx " " un mural que está por concluir y que podrán conocer cuando visiten Atlixco, Puebla. ⁣ ⁣ Los artistas
  • 51 años ago by datamosmx ¿Aumentan o disminuyen los delitos con el confinamiento por el Coronavirus? . . . Nos dimos a la tarea de
  • 51 años ago by datamosmx ⏳ Así ha sido la evolución de los casos confirmados COVID-19 por municipio en Puebla. . . Ya suman 76
  • 51 años ago by datamosmx ¡Te invitamos a nuestro primer #! ⁣ ⁣ Sabemos que pasar una pandemia en medio del confinamiento que implica cierre
  • 51 años ago by datamosmx ¿Sabías que hay 561 casos confirmados COVID-19 de poblanos en otros estados del país? . . Son poblanos que radican
  • 51 años ago by datamosmx Pedro, los textiles y el coronavirus, una oportunidad para reinventarse. . . . Pedro dejó los cafetales para dedicarse al
  • 51 años ago by datamosmx Aunque el grueso de la población tarda menos de tres meses en el desempleo, en el último año el mayor
  • 51 años ago by datamosmx Es el Panorama Covid-19 de Puebla. . El punto verde es la zona metropolitana que concentra el mayor número de
  • 51 años ago by datamosmx Este lunes inician actividades los #. ‍♀️⁣ ⁣ En Puebla tenemos 13, pero solo 10 podrán reincorporarse. ⁣ ⁣ Chapulco
CONTACTO

Privada 21 A Sur 2316-7 Rivera de Santiago, CP 72410. Puebla, Pue., México
Correo electrónico: contacto@datamos.mx